Saltear al contenido principal

Las Bardenas Reales esconden infinidad de parajes y rincones que merecen una visita. Aquí te ofrecemos un pequeño listado de los que no debes perderte. Y si quieres saber dónde se localiza cada sitio, visita nuestro plano interactivo.

Centro de Interpretación de la Naturaleza

Este centro de información es más que un lugar de atención al visitante. Aquí podrás encontrar desde planos del lugar y vídeos explicativos hasta reproducciones a tamaño real de las aves que sobrevuelan las Bardenas. Se encuentra situado en la finca de Los Aguilares.

Mirador de Los Aguilares

Situado a pocos minutos del Centro de Interpretación de la Naturaleza, el Mirador de los Aguilares es un magnífico balcón desde donde podrás capturar una impresionante panorámica de la Bardena Blanca.

Castildetierra

La imagen icono de este parque natural. Este cabezo es la mejor muestra del proceso de erosión que ha sufrido este paraje desde hace miles de años. Viento y agua han dibujado a su antojo una silueta rocosa irregular y estilizada. Una obra de arte esculpida por la naturaleza.

Tres Hermanos

Se denomina así a este curioso cabezo de tres cumbres que se sitúa cercano a la base militar. En la falda del segundo de los hermanos se encuentra situada la cabaña del único pastor trashumante que queda en las Bardenas, y a la que se puede acceder mediante unas escaleras medio derruidas.

Embalse de Zapata

Con una superficie de tan solo 4 hectáreas, esta laguna alberga una inesperada cantidad de especies animales como: fochas, patos, ánades reales, secretas, cormoranes, gavilanes…

Rincón del Bú

La reserva natural del Rincón del Bú es el lugar más árido e inhóspito del desierto de las Bardenas. Debe su nombre a los búhos reales que anidan en las paredes de los cabezos que le rodean.

Balcón de Pilatos

Situado al sur de la Bardena Blanca, en la zona de transición de ésta con la Bardena Negra, se encuentra situado el Balcón de Pilatos, uno de los mejores miradores desde donde se puede contemplar una impresionante panorámica del parque natural.

Sanchicorrota

De este cabezo se dice que fue el refugio del conocido bandido Sancho de Rota, quien asaltaba a todo caminante que transcurría por las Bardenas. Su leyenda se forja en la constante huída de las autoridades y cómo se escondía en un refugio construido en la montaña, el cual fue encomendado por el bandido a unos vecinos de la zona, que cuando terminaron la guarida, fueron asesinados por el mismo bandolero con el fin de asegurarse de que nadie conociera su escondite.

La Ralla y el Rallón

Son dos mesetas contiguas separadas por un desfiladero. Este tipo de llanuras elevadas en forma de muela plana son frecuentes en las Bardenas, pero sin duda una de las más impresionantes y populares es el Rallón, cuyos bordes cortados dan lugar a paredes de vértigo. Aunque visualmente el Rallón parece más alto, la punta de la Ralla le supera por unos pocos metros.

Piskerra

Uno de los montes emblemáticos del Parque gracias a su ‘doble cumbre’ muy característica. Un paraje que parece sacado de una película y formado, como el resto de las Bardenas Reales, por la erosión irregular que sufren los diferentes materiales que la forman (arcillas, calizas y areniscas).

Arista bonita

También conocida como Paso de los Ciervos, es un pequeño pero espectacular valle que discurre entre paredes de arcilla. Se encuentra situado en la zona baja de Piskerra, a la que se suele denominar como ‘El Circo’.

Barranco grande

Es el barranco más importante de este parque natural por sus dimensiones y caudal. Barranco grande es el cauce que drena toda la Bardena Blanca, y está situado entre la zona del Polígono de tiro y el Vedado de Eguarás.

La Estroza

Junto al Vedado de Eguarás encontramos La Estroza, y su punta es uno de los cabezos cortados que mejores vistas ofrece desde la zona noreste de la Bardena Blanca Alta.

Embalse del Ferial

De reciente creación (años 90) este embalse se utiliza para regar cultivos bardeneros y abastecer de agua a Valtierra y Arguedas. El paraje tan excepcional cuenta también con una zona de recreo con restaurante y zonas de pesca.

El Pastor

El monumento al pastor bardenero y a la trashumancia se encuentra en el extremo norte del parque natural, junto a la entrada desde Carcastillo. Es una obra realizada en 1992 del pintor y escultor Antonio Loperena, natural de Arguedas pero que desarrolló la mayor parte de su carrera desde su taller en Tudela.

Ermita del Yugo

Situada a las puertas de las Bardenas, la Ermita de la Virgen del Yugo es uno de los santuarios más importantes del sur de Navarra y un mirador excepcional de la Bardena Blanca. El origen de esta ermita tiene lugar cuando un labrador, cojo de nacimiento, que había subido a arar el monte, en su momento de descanso soltó del yugo a los bueyes para dejarlos paciendo y lo apoyó en un árbol. Cuando hubo que volver a emprender el camino y fue a recoger el yugo, en lo alto del mismo árbol en el que él lo había acomodado, se le apareció la Virgen posada entre el frondoso ramaje. Y milagrosamente, el afortunado pastor se curó para siempre de su cojera. En el mismo lugar de la aparición, se erigió la ermita.

Castillo de Peñaflor

En el Vedado de Eguarás, espacio lleno de vegetación en medio de las Bardenas en contraste con el resto del paisaje, se encuentran los restos del Castillo de Peñaflor, mandado construir en el siglo XIII por el rey Sancho el Fuerte con el fin de reforzar la frontera entre Aragón y Navarra. Según la historia, a finales del siglo XV la segunda hija de la reina Blanca I de Navarra y Juan II el malo, fue encerrada por su padre en la torre del Castillo de Peñaflor, como castigo por negarse a contraer matrimonio con el príncipe que su padre le había concertado. Cada noche, un pastor de la zona, llevaba leche y queso a la joven cautiva, que años más tarde de su liberación, regaló las tierras que rodeaban el castillo al generoso pastor como muestra de su agradecimiento.

Bardena Negra

La Bardena Negra recibe su nombre del aspecto más oscuro que le da la abundante vegetación de pino carrasco.
Esta mitad del parque natural, presenta una vegetación mucho más cuantiosa y una orografía más regular. Tiene también una gran importancia ecológica debido a su gran biodiversidad de fauna y flora con habitantes muy poco comunes de los paisajes navarros, como es eslizón ibérico.

Sancho Abarca

Cabezo situado en la Bardena Aragonesa que debe su nombre al Santuario ubicado en su cumbre.
Es un balcón desde el que tenemos unas privilegiadas vistas de la Ribera del Ebro, del Moncayo, las Caídas de la Negra, e incluso en días claros podemos divisar los majestuosos Pirineos en el horizonte.

Tripa Azul

La Nasa Alta o Tripa Azul es una montaña situada en la Bardena Negra, justo en el límite de las comunidades de Navarra y Aragón. Es uno de los montes con más vegetación de todo el parque natural, y desde él podemos observar una maravillosa panorámica de la Bardena Blanca.

El Fraile

Denominado también Fraile Alto, domina el sector meridional de la Bardena Negra.
En su cumbre todavía hay restos de un castillo del siglo XIII, y desde ella tenemos unas excelentes vistas de la reserva natural Caídas de la Negra. De este monte se cuentan muchas historias, entre ellas la del fantasma de una joven que vaga por los subterráneos de esta montaña, por los que si te adentras con una vela, ella de un soplido apagará su llama.

Plano interactivo de las Bardenas Reales

ico-plano-interactivo-bardenas

Localiza fácilmente los lugares destacados de las Bardenas Reales en el nuestro plano interactivo. Descubre donde encontrar cada uno de estos rincones del parque natural y prepara la ruta según lo que te quieras visitar.

Del 15 de diciembre al 28 de febrero, sin horario de apertura. Servicio del alquiler de bicis únicamente bajo reserva previa.RESERVAR